Civelli 2 Imago 2500

Renato Civelli: el jugador que cambió el campo de fútbol por la pastelería francesa

Transición Profesional Historia del jugador
10 de marzo de 2022
Civelli 2 Imago 2500
  • Dos años antes de su retiro profesional, Renato Civelli (38) abrió una franquicia de la panadería Gontran Cherrier en Buenos Aires. 
  • Encaminado a contar con cuatro locales comerciales en el 2022, encontró una nueva pasión en el rubro gastronómico. 
  • Como defensor central, jugó en el Olympique de Marsella, Lille y Niza y se convirtió en un emblema de Banfield en su Argentina natal 

"Dentro del mundo del fútbol, todavía hay dos temas de los que casi no se habla en el fútbol: el primero es la salud mental de los jugadores y cómo tratarlo. Y el segundo es el del que yo llamo el "segundo tiempo": el post retiro. 

Es difícil poder tocar el tema de lo que ocurrirá con la vida de un futbolista al final de su trayectoria cuando uno se encuentra en la mitad de su carrera. Cuando yo tenía 25 años, era difícil que me pusiera a pensar qué iba a hacer al terminar mi camino en el fútbol. En su momento, uno se enfocaba en mejorar como profesional y buscar nuevos desafíos, nuevos horizontes. 

El hecho de que hoy, tanto yo como otros futbolistas, pudiéramos hablar del post retiro, ya es algo bueno. Es un buen paso para poder al menos poner el tema sobre la mesa y empezar todos juntos a buscar las soluciones a este tema. Yo no tengo todas las respuestas a las preguntas que le puedan surgir a aquellos que tienen dudas, pero empezar a prepararse y al menos poder hablar sobre la vida después del fútbol es un paso hacia adelante.

Civelli 2 Diarioole 2500
Foto cortesía del Diario La Nación

Yo empecé a pensarlo hace 6 años, cuando tenía entre 33 y 34. Me encontraba jugando en Lille. Con mi esposa vivíamos a tres cuadras de una franquicia de las panaderías más tradicionales de Francia. Ahí se nos cruzó la idea de empezar a iniciar un proyecto que me mantuviera activo al margen de mi carrera como futbolista. 

Intentamos llevar una franquicia de esa panadería a Buenos Aires, pero de una manera muy sutil, nos dijeron que no era el momento para invertir con una franquicia en la Argentina. 

Con el tiempo, durante mis últimos años de carrera me puse en contacto y empecé a formarme como potencial empresario con Enrique Portnoy, quien trabajó en la principal compañía de acero de la Argentina, es asesor de empresas y tiene un interesante foco en poder formar futbolistas para su vida después de la carrera. 

Así, a finales de 2019, dos años antes de mi retiro, pude cerrar un arreglo con la cadena de Boulangerie global de Gontran Cherrier, quien es un reconocido panadero de Francia que trabajó en restaurantes 3 estrellas Michelin y representa la cuarta generación de una familia especializada en este rubro gastronómico. 

Yo no soy un apasionado de la panadería. Pero me gusta y me resulta un desafío cada día haberme encaminado en este emprendimiento. Me gusta, me mantiene ocupado. Me gusta la cantidad de problemas diferentes que se me presentan día a día, desde la importación, la producción, los recursos humanos. No se parece ni un poco a lo que es jugar al fútbol. 

Por ahora, tenemos dos sucursales de la panadería Gontran Cherrier en la Ciudad de Buenos Aires. Contamos con un total de cien empleados. Para finales de febrero esperamos abrir el tercer local y en el futuro hay una cuarta panadería en los planes. 

Civelli 1 Diarioole 1100
Foto cortesía del Diario La Nación

Hay dos puntos importantísimos para que los futbolistas pudiéramos dar el paso hacia adelante y poder ver un horizonte sobre cómo será nuestra vida después del retiro. El punto más importante es prepararse a tiempo. Para lo que uno quiera. Desde el que busca ser entrenador hasta el que quiere formarse en el mundo empresario. Mientras tengamos las posibilidades, es necesario poder abrir esa ventana y saber que hay otros mundos por explorar. 

Lo segundo es saber cuando se acerca el momento del final de la carrera. Así como a los que sufren adicciones, uno de los primeros pasos es que se puedan reconocer como tales, en el fútbol pasa algo similar: hay que poder darse cuenta de cuando uno ya no está para rendir al nivel que alguna vez supo hacerlo. Y empezar a mirar hacia adelante. A mirar lo que se viene. 

Dejando a un lado si uno pudo hacer una gran diferencia económica o no en nuestras carreras, los futbolistas somos personas jóvenes cuando nos toca colgar los botines. La vida sigue y tenemos mucho tiempo para poder buscar qué es lo que nos gustaría hacer con nuestra vida. Hay ámbitos fuera del fútbol que, si uno se prepara, los puede disfrutar muchísimo. 

En la Argentina es común que muchos futbolistas continúen con el estudio de la carrera de entrenador. Sienten que no pueden hacer otra cosa que no sea algo ligado al fútbol y terminan siendo directores técnicos. Pero la vida ofrece un sinfín de alternativas.  

Para llevar nuestras carreras como futbolistas, nosotros tuvimos que hacer sacrificios y prepararnos muchísimos. Ahora es el momento de otra preparación.”