Falsos agentes: “Nunca hemos vuelto a saber de él…”

29 de noviembre de 2019
Algunos futbolistas o padres de jugadores juveniles nos han informado acerca de sus experiencias con falsos agentes. Las historias que se incluyen a continuación ilustran claramente el modo en que estos delincuentes se presentan ante los jugadores. Sé cauteloso.

Futbolista de Bélgica
“Me escribió diciéndome que el Bangor buscaba un jugador de mi posición. Todo parecía muy realista. Necesitaba dinero para organizar mi alojamiento. Le pagué.”

“Cuando llegué al aeropuerto de Manchester, nadie estaba allí para recogerme, y no respondió a mis llamadas. Me envió un mensaje diciéndome que tenía que esperar.”

“Pasé la noche en un hostal, pero regresé a Bélgica al día siguiente."

"Estaba sumamente disgustado, pues me había costado mucho reunir todo el dinero para viajar a Inglaterra."

"La gente como él se aprovecha de los futbolistas desesperados por firmar un contrato.”

“Recibí un mensaje informándome de que había sido seleccionado como jugador para el West Ham United FC. Para asistir a la prueba, debía rellenar un formulario de inscripción para el jugador, un formulario médico, y pagar la suma de 999 libras en concepto de gastos de gestión.”

— por Jugador africano que recibio una invitación

Futbolista de Sudáfrica
“Contactó conmigo a través de LinkedIn, y me pidió mi CV y un vídeo. Dijo que el Dunfermline estaba interesado en mí y que me ayudaría a acceder al club. Tan solo tenía que fichar para él y pagar una cuantía.”

“Le pagué sin pensarlo dos veces. Me dijo que el club no tardaría en enviarme la documentación.”

“A continuación, me bloqueó en su WhatsApp. Le envié un mensaje a través de LinkedIn, para decirle que estaba incumpliendo el contrato y que tenía que devolverme el dinero. Nunca respondió.”

Padre de un futbolista finlandés
“Dijo que mi hijo podría pasar una prueba en la academia del Parma.”

“Mi mujer y yo mantuvimos una videollamada con él. Se expresaba de modo muy profesional. Teníamos que apresurarnos, pues sólo quedaba una plaza. También tuvimos que pagar un depósito. En total, pagamos un depósito de 1.500 euros.”

“Después no volvimos a saber nada de él, hasta el día en que supuestamente debíamos volar a Milán. Nos dijo que lo sentía muchísimo, pero que sus socios se estaban demorando. Nos comunicó que podríamos esperar durante un par de días, o solicitar el reintegro.”

“Decidimos esperar. Dijo que nos llamaría cada día hasta que se organizase la prueba, pero nunca volvimos a saber de él…”

“Nuestro hijo quedó decepcionado, pero ahora está bien. Nosotros estamos más decepcionados todavía, por no habernos dado cuenta antes de que todo era un engaño.”

¿Desea saber más?

Agentes falsos